Street art

De los distintos sectores de Santiago, la capital de Chile, hay uno que parece un pequeño pueblo instalado en medio de la ciudad. Se llama Yungay y por sus calles aún se siente esa calidez de espacio íntimo, de esos en los que te saluda el vecino, lugares que comienzan a ver por sus calles muchos inmigrantes que se instalan en el país en busca de mejor calidad de vida. Se ubica en una zona que fue, a mediados del siglo XIX, uno de los sectores más acomodados de la capital. Testigos de ello son sus grandes casonas, palacetes y el Parque Quinta Normal (1841), que hoy recibe a muchos que a diario gastan las horas, por ejemplo, en el Museo Nacional de Historia Natural. Este se ubica en un edificio patrimonial del año 1875, y tiene como emblema el esqueleto de una ballena llamada cariñosamente Greta.

Museo Nacional de Historia Natural de Santiago

En la otra vereda de la avenida Matucana, nos encontramos con la moderna arquitectura del Museo de la Memoria, que ayuda a comprender y reflexionar sobre el pasado reciente de este país. En esa misma calle –y para comprobar que estamos en el eje cultural más importante de Chile– también podemos visitar el Centro Cultural Matucana 100, el MAC (Museo de Arte Contemporáneo), la Biblioteca de Santiago y, en su extremo, la bella estructura de la Estación Central de ferrocarriles.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Pero está claro que el barrio Yungay hay que conocerlo a pie. Así se disfrutan sus rincones, detalles, grafitis, las conversaciones al paso y sus nuevos acentos; sus cités y pasajes (como el Adriana Cousiño) y atractivos como la Peluquería Francesa. Mezcla entre barbería de antaño con muy buen restaurante (Boulevard Lavaud), repleto de muebles antiguos, espejos y memorabilia, donde todo está a la venta. Próximo a la Plaza Yungay, llamada también del Roto Chileno, encontramos la Fuente Mardoqueo. ¿El objetivo? Saborear una preparación que ya es parte del ADN nacional: el sándwich, en especial, el lomo…pídelo con palta y/o porotos verdes, te acordarás siempre.